Mexicanos al grito postpartum


Sevilla, España, Septiembre, 2005.
MEXICANOS AL GRITO POST PARTUM
Valentina González


Tenia leyendo ya más de 6 horas desde las 6 de la mañana sin parar,
había presenciado los primeros y escasos ruidos del despertar del
sábado, un sábado de puente por el Día de todos los Santos (Esp) o
Día de los Muertos (Mex) el lunes siguiente...
Mi vecina del piso de arriba, como de costumbre me acompañaba con su
piano de aprendiz tocando las melodías que ya me conocía de memoria,
para interrumpir como también era costumbre de los fines de semana
con una intensa y magistral sesión amorosa entre ella y el soldado
desconocido.
Por lo que se escuchaba, en eso sí tenía experiencia y sus gemidos
eran los más maravillosos y placenteros que jamás hubiera escuchado.
Mi madre que acababa de estar de visita me había traido por encargo
junto con otros, el Laberinto de la Soledad de Paz para releerlo ya
que me encontraba elaborando uno de mis tantos discernimientos
filosófico sociales sobre la identidad mexicana, inevitablemente
exaltada en la distancia del exilio voluntario en la misma región de
donde las carabelas fueran y vinieran de las Américas.
Cuando el piano se interrumpió y los cantos extasiados le
sucedieron, comenzaba el capítulo número cuatro (no numerado) Los
hijos de la Malinche
donde Paz entre datos históricos, anecdóticos y
poéticos describía entre otros, los tantos matices y significados de
la palabra Chingar....
Al mismo tiempo, y hasta mi cama, llegaban los también habituales y
conyugales ritos violentos de mis vecinos de al lado.
Pasé de penetrar, rajar, follar, a molestar, joder,Chingar...
En un instante, las dos definiciones que sustentan en gran parte no
sólo a la palabra que en sí misma ya poco quiere decir, sino al
psique propio de nuestra cultura, se sublimaron en sonido suround.
Las letras se convertían en audiolibro, haciéndome sonreír así como
temer ante mi propia naturaleza, la nuestra que viene quizá del
azteca xinaxtli o xinachtli segun la bibliografía de Paz (Anarquía
del lenguaje en la América Española de Darío Rubio) .
Pero también como es obvio, en realidad describe la naturaleza
humanamente animal, una que se exacerba o matiza según nuestra
Historia y las posibilidades que tenemos para enfrentarla y
conocerla o para evadirla y olvidarla o el qué se hace con ella para
enfrentar un presente que se eleva o se hunde en pos de la
consciencia o la apatía.
Entre lo que puedo ver hoy y lo que leo y releo de antes, en el fondo
poco han cambiado las cosas y sinembargo en la superficie solo se
han vuelto mas perversas, terribles e incomprensiblemente vulgares,
olvidando que en el verdadero fondo del todo, existe todavia un pozo
de luz.
Hijos todos de Cortés, La Malinche o la Chingada, lejos o cerca del
perimetro en post partum, al final es problema de cada uno y en cada
uno el siempre latente y potencial milagro.
Valentina Gonzalez.

0 comentarios